subastando la neurona

 
 

tan profundo y superficial como la vida misma...
Calificación: 1 votos, 5.00 promedio.

El exito...

Enviar "El exito..." a del.icio.us Enviar "El exito..." a Digg Enviar "El exito..." a StumbleUpon Enviar "El exito..." a Google Compartir en Facebook
Enviado el 17-ago-2011 a las 22:01 por souljazz

“El Éxito”
“Las palabras de los sabios son como aguijones”
Salomón


La incesante búsqueda del “éxito” es sin duda lo que ha muchos hombres en todos los tiempos y en todas las cultura, les ha dado un motivo para seguir.
Nadie es, sino tiene éxito; o lo que es lo mismo o eres exitoso o eres perdedor, son flancos en donde estar, dos flancos en donde ubicar al ser humano; los parámetros de éxito o fracaso cambian tal vez por las circunstancias, por los resultados, por el termino.

Y hoy por hoy no encontramos a alguien que no quiera ser exitoso, es más, en algunos círculos ya no encontramos a alguien que no se diga exitoso; es el éxito quizá para muchos el único escalafón valido para saber que su vida tiene algún sentido.

¿Y qué es el éxito? El diccionario de la lengua española lo define:
1 Resultado, a menudo feliz o muy bueno, de algo.
2 Cosa que supone un éxito o resultado feliz o muy bueno.
3 Aceptación que tiene una persona o cosa entre la gente.

Si indagamos en la red sobre el éxito, encontramos miles de conceptos, de expresiones, de ideas, de modelos, de paradigmas, de estereotipos, de posturas; sobre lo que el ser humano considera el éxito.

Y parte del fracaso del hombre al creer que es el éxito, parte de que la idea del éxito surge del mismo ser humano, un ser humano tan frágil, tan fugaz, tan endeble; pero que en su imaginación dice “soy exitoso y de nada tengo necesidad”.

Sin duda que cuando alguien hable hoy contra el concepto de éxito comúnmente aceptado, entonces es un losser, entonces es un inadaptado, entonces es un perdedor. Pero ¿es así? Ó es querer esquivar nuestra realidad, que somos humanos, frágiles, indelebles; y eso es palpable al momento de la desgracia, de la enfermedad, de la muerte, cosas que son parte de nuestra vida, pero que en aras del “éxito” esquivamos, evitamos y hasta nos atrevemos a negar.



La sabiduría del hombre ilumina su rostro,
y la tosquedad de su semblante se mudará.

a) El poder de las personas exitosas.
La idea de la “autorrealización” es un concepto muy volátil en la mente del hombre, pues igual se “auto realiza” un asesino, un corrupto, un niño, un campesino, un empresario, un, un, un…. Si bien los 6 “secretos” de las personas exitosas son atrayentes y contienen ayudas practicas, siguen reflejando en donde se centra el “éxito”, el éxito se centra en los resultados y lo que el hombre hace.
Y es en ese punto de partida es donde radica su debilidad, ¿hombres que hacen lo que en su naturaleza no quieren hacer? ¿Hombres tan endebles que difícilmente pueden cumplir una promesa, pero que tendrán: pensamiento positivo, gratitud, perdón, visión de poder, cumplir su palabra y pasión y amor por lo que hace?
Nada mas partiendo en algunos de los ejemplos de personas “exitosas” que expone el escrito podríamos llevarnos “chascos” en cuanto a ese “poder” en dichos personajes, yo hoy ocupo en este escrito frases de uno que aquí se le enclava como ejemplo de Éxito: el Rey Salomón, hombre de renombre en la historia judía y universal, conocido como el más sabios de los gobernantes, dueño de miles de bienes, poseedor de una sabiduría para gobernar envidiable, traspaso culturas, él mismo sabia que la autorrealización era tan efímero como la vida del hombre; pero claro que tenía una idea de saber un éxito, o lo que él denomina “él TODO del hombre”, donde hay plenitud, seguridad y rectitud.

b) Construye en ti el poder de las personas exitosas
“Lo que hacemos es lo que somos” dice Robert Collier, ¿es eso cierto? ¿Significa entonces que tú vales por lo que haces? ¿Por tus logros?, entonces ¿no hacer implica ser un fracaso?
Conocerse a uno mismo es un inicio del éxito, pero el ser humano conocerse no es suficiente para entenderse, existe esa parte de fragilidad en nosotros, los seres humanos; cuando entendemos esto, podemos darnos cuenta de que no se trata de construir tu poder, si de volver a tu origen.
El árbol da mejor fruto cuando está en su hábitat natural, el pez crece y vive mejor cuando está en su hábitat natural, no en hábitats artificiales ni inventados por él; sino en su origen verdadero, donde todo lo que vive, produce, hace; se desarrolla de forma natural porque de ahí parte, su origen.

c) Tu riqueza está en tus manos
La verdadera riqueza y el éxito, no está en manos del hombre, por más que se esfuerce, por más que se enfoque, genere pensamientos positivos y se finque grandes metas; su riqueza en efímera, su éxito es pasajero, pues al final lo que realmente permanece no es lo hecho, sino con quien estuvimos.
Es bueno aprender de los fracasos; pero tenemos que aprovechar cada circunstancia como una oportunidad para voltear al origen, de donde parten todas las cosas, eso es un diseño ya dado, un diseño que nos hace completos, plenos.



“El fin de todo el discurso oído es éste:
Teme a Dios, y guarda sus mandamientos;
Porque esto es el todo del hombre.”

La vida es como la neblina, que en un momento pasa, desaparece; por eso es tan importante vivirla no en la búsqueda del éxito, sino más bien la búsqueda del origen; porque volviendo a Él, podremos entonces comprender, aceptar y hacer todo lo que realmente nos beneficiará; a saber un éxito no dado por las circunstancias, pues estas son tan variables en cada ser humano, sino dado por quien creó nuestra vida, el que nos da vida, nos permite existir, nos permite hacer y nos ayuda a no desfallecer en todo momento.

Salomón se dio cuenta al final de sus días que el éxito no eran posesiones, no era autorrealización, no era la “felicidad”; el éxito es ser sabio para entender y reconocer de quien somos, a quien nos debemos y para que estamos.
La paz interior no se busca, se recibe; se llama nueva vida, la cual sobrepasa todo entendimiento humano. Nace y viene de Jesucristo.
Publicado en Rey de Reyes
Vistas 3901 Comentarios 2
Total de comentarios 2

Comentarios

  1. Viejo comentario

    El éxito.

    El éxito no es malo en si mismo. Nadie comienza una empresa, en cualquier orden de la vida para fracasar. El esforzarse por alcanzar el éxito ha llevado a la humanidad a grandes logros que resultaron útiles a millones.
    Lo malo del éxito es cuando se convierte en un sustantivo central de nuestras vidas. Nadie podrá negar que para alcanzar ciertos éxitos hace falta "justificar los medios que se utilizan" sin importar a quienes perjudiquen. Este tipo de éxito, es para mí el exitismo que se ha convertido en un modo de convivencia ultra moderna que solo importa lo que yo hago y no me interesa nada más que lo que me he propuesto. Este tipo de éxito nos ha llevado a la violencia exacerbada que vivimos y a marginar y considerar descartables a todos aquellos que no logran ciertos estándares sociales "irrenunciables"
    Los hombres no valemos por lo que hacemos o tenemos, valemos por el infinito valor de la vida que hemos recibido de parte del Creador.
    Ese valor es tl que Cristo dio su propia vida par jerarquizarnos,-ahora somos hechos Hijos de Dios- restableciendo la comunión que el hombre había perdido con su creador.
    Alguien me podrá decir si un abortivo tiene algún éxito que le de valor. O vale solo por existir.

    Fraternalmente Juan Moisés.
    Enviado el 17-ago-2011 a las 23:17 por juanmoises juanmoises está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  2. Viejo comentario
    hola Juan Moises... interesante tu ultima frase...

    exito del hombre... en base a resultados...
    exito de Dios.. en base a su voluntad...

    la sociedad esta en la carrera de el exito humano... y esa "busqueda" es lo que esta dejando lo que ahora vemos como sociedad...

    gracias por aportar... bendiciones..
    Enviado el 18-ago-2011 a las 13:23 por souljazz souljazz está fuera de línea ¡Visita su Blog!
 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 19:00.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2020, Jelsoft Enterprises Ltd.