gerardoo

 
 

Calificar esta entrada

Introducción a jugo de uva

Enviar "Introducción a jugo de uva" a del.icio.us Enviar "Introducción a jugo de uva" a Digg Enviar "Introducción a jugo de uva" a StumbleUpon Enviar "Introducción a jugo de uva" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 01-jun-2010 a las 18:49 por gerardoo
Etiquetas jugo de uva

Este pequeño libro es el fruto de la misericordia de Dios para conmigo y mi familia, y treinta años
de estudio y reflexión de la palabra de Dios.
Me he convencido de que la palabra de Dios tiene la respuesta a todas nuestras preguntas e
inquietudes que puedan surgir en el conocimiento de la Biblia. Muchas preguntas me llevaron a
investigar; pues veía que la gran mayoría de las personas que diezman, por lo regular tienen grandes
conflictos ya que la gran mayoría son de escasos recursos económicos y que al dar el diezmo lo piensan
mucho, ya que si dan la décima parte desacompletan para cumplir con las necesidades de su familia y que
esto les ocasiona necesidades terribles y que además les queda el remordimiento si no
cumplen debidamente en que no le están dando a Dios lo que le corresponde y se sienten mal y cada semana,
quincena y mes es lo mismo y se vuelve una carga terrible y un círculo vicioso.

Sienten que son parte de una iglesia en la que nunca podrán estar en plenitud de recibir las bendiciones de Dios.
Sobre todo si con frecuencia sus dirigentes les hablan sobre lo que dice Malaquías 3, versículos del 6-10.
Esto es que están robando a Dios y que malditos son con maldición. Esto es maldición sobre maldición.
Y esto definitivamente no los deja tranquilos. Se sienten rechazados de Dios y de su representante
en la tierra y como que no encajan bien en las congregaciones y siempre tienen ese sentir que los acusa.
A pesar de que Dios dice en Mateo 9 versículo 13 “… id pues y aprended lo que significa misericordia
quiero y no sacrificio, porque no he venido a llamar a justos sino a pecadores al arrepentimiento…
” es frecuente ver las grandes desigualdades que existen en las congregaciones entre los dirigentes y
los creyentes mientras la gran mayoría tiene escasez, otros gastan a manos llenas y derrochan, dice el Señor
“… principio de todos los males, es el amor al dinero…”
Dios quiere que a sus hijos no les falte nada y el sufre todas nuestra necesidades.

Si Dios dice que ofrendemos no con tristeza no por necesidad porque él ama al dador alegre;
que demos como hayamos propuesto en nuestro corazón, pero si existe la obligación de dar una
cantidad y hay otras necesidades, habrá dolor o tristeza en el corazón. En segunda de
Corintios 8 versos del 11-15, la palabra nos dice que demos de acuerdo a como queramos
hacerlo porque debe haber la voluntad dispuesta, que será aceptada conforme lo que uno tiene,
no lo que no tiene. No para que unos tengan holgura y otros estreches sino para que todos tengan.

Estas y muchas otras situaciones me llevaron a buscar, a investigar, acerca del diezmo.
Al principio me fue sumamente difícil ya que yo había recibido la enseñanza de diezmar.
Y aparentemente en el Nuevo Testamento el tema casi no se toca, por lo que tenía que regresar al
Antiguo Testamento y ver desde ese ángulo el tema.
Pero un buen día, después de mucho buscar e investigar, el señor empezó a revelarme
Hebreos capítulo 7 y busque y oré y el señor me mostró poco a poco y paso a paso lo que
hoy comparto con ustedes y que espero que al leer este libro el Espíritu Santo de
Dios revele a su vida estas grandes verdades. Por lo que le pido a usted que al iniciar la
lectura de este libro se ponga en manos de Dios y le pida al Espíritu Santo le muestre la verdad.
Así mismo tenga a la mano su Biblia y verifique todas las escrituras que aquí se dan.

Algún pastor me ha dicho “…cuando los creyentes den en la iglesia lo de menos es que se le
llame diezmo o no, que den el 10% o más o menos o sea que esto no tiene importancia…
” pero realmente es vital el conocimiento que se tenga de lo que se está haciendo
porque si el creyente piensa que está dando o pagando el diezmo esta bajo la ley.
Esta en maldición, se ha apartado de la gracia.
Que importante es el conocimiento de lo que se hace.

En la mayoría de las congregaciones se les dice a los congregantes que para hacer miembros de la
iglesia tienen que dar el diezmo y esto es semanal, quincenal o mensual, según cada que reciban una
cantidad de dinero, porque esto es una obligación que se tiene para con Dios y esto fue dispuesto así en la ley;
no así en el Nuevo Testamento y el congregante dispone en su corazón esta obligación para con Dios.
Además empieza a ver que sus ingresos aumentan y que el diezmar da resultados económicos positivos.

En Deuteronomio 28 versos del 9-12 Dios dice,
que si guardas los mandamientos de Jehová Él te bendecirá y te prosperará grandemente
y abrirá su buen tesoro y bendecirá toda obra de sus manos. Lo anterior es un hecho una
gran verdad y si no lo crees solo hay que ver al pueblo judío y pregúntate si conoces algún
judío pobre. Para los hijos de Dios existen otras promesas mejores ya que Dios nos dice que
lo material no es importante, y que el suple todas nuestras necesidades y aún da los deseos de
nuestro corazón y que somos prosperados en todas las cosas así como prospera nuestra alma y
nos ha dado ya lo más valioso que tiene Dios a Jesucristo.
Y nos lo da como un regalo, es gratuito esto es no tenemos que hacer cosas o
pagar para recibirlo ni tampoco por las bendiciones de Dios como lo hace
Israel que lo hace a través de obras. Únicamente recibir el regalo y creer en él y
todo lo que el significa y podemos gozar eternamente de la presencia de Dios.

En este libro trato este tema tan delicado y tan importante para el creyente y doy
las lecturas bíblicas que señalan cada punto. Cabe por último mencionar que todas
las citas bíblicas son tomadas de la Santa Biblia versión de Casiodoro de Reina
(1569 revisada por Cipriano de Valera (1602) y otras revisiones (1862, 1909 y 1960).

Deseo que este libro sea de bendición a pastores y congregantes en general así
como a todo aquél que esté interesado en su salvación y que haya confesado al
señor Jesucristo como su único y suficiente salvador conforme lo que dice la
palabra de Dios en el libro de los Romanos capítulo 10 versículo del 8-11.
Publicado en General
Vistas 5968 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 01:32.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2019, Jelsoft Enterprises Ltd.