Saltando el Cerco

 
 

[FONT="Lucida Sans Unicode"][SIZE="6"][CENTER][COLOR="Yellow"](para ver mejor qué sucede adentro)[/COLOR][/CENTER][/SIZE][/FONT]
Calificar esta entrada

Mateo 13:24-30

Enviar "Mateo 13:24-30" a del.icio.us Enviar "Mateo 13:24-30" a Digg Enviar "Mateo 13:24-30" a StumbleUpon Enviar "Mateo 13:24-30" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 16-ene-2011 a las 16:13 por SergioFe

[FONT="Verdana"][SIZE="3"][COLOR="Blue"][I][B]Mateo 13:24-30[/B]
24 Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo;
25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.
26 Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.
27 Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?
28 El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?
29 El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.
30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.[/I][/COLOR][/SIZE][/FONT]

[FONT="Georgia"][SIZE="3"][COLOR="DarkRed"][B]"Un enemigo ha hecho esto"[/B]

Si bien esta parábola habla de que Dios permite desarrollarse en el mundo tanto a los hijos de maldad como a los hijos del Reino y que los juzgará y separará al final (como después lo explica Jesús), quisiera enfocarme en esas semillas que el enemigo siembra en nuestro corazón y mente.

Parece que las cosas no suceden porque sí, ni las buenas, ni las malas.

El dueño del campo se dio cuenta enseguida cuál era el origen del problema. Sabía que tenía un adversario, conocía cuál es su propósito, y su manera de actuar. No hay que desconocer esto. De otro modo siempre nos tomará desprevenidos.

El propósito del enemigo de Dios y nuestro, es dañar lo que sembró Dios. Desanimando, acusando, confundiendo. Intenta provocar pérdidas, que lo bueno sea desechado junto con lo malo, o que lo malo sea conservado junto con lo bueno. Esto es, contaminar la pureza, dificultar la integridad. Quiere corazones divididos, intenciones dobles, cristianos hipócritas que esconden sus pecados y no se ocupan de limpiarse, atrapados por malas costumbres. ¡Y cuánto daño trae eso a nuestras vidas, y al pueblo de Dios!

Su manera de actuar es escondidemente, secretamente, a traición. Nadie sabe de dónde ni cuándo han llegado esas semillas de mala hierba. Simplemente se dieron cuenta que estaba allí, cuando ya había brotado. ¡Qué problema! ¿Cómo la sacamos ahora?

Esta mala hierba molesta, compite con el buen trigo, le quita fuerza, le quita valor a la cosecha.

Es importante reconocer que "un enemigo ha hecho esto", para poner las cosas en su lugar. Corresponde reconocer nuestra parte de culpa, pero además debemos hacer frente a este enemigo y sacarlo de nuestra vida y nuestro camino cuanto antes.

Señor, vengo atu presencia para someterme a vos, no quiero nada en mi vida que no provenga de vos. Rechazo toda obra perversa en mi mente y corazón.[/COLOR][/SIZE][/FONT]

[FONT="Verdana"][I][COLOR="Blue"] [SIZE="3"]4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

2ª Cor. 2:11 para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.[/SIZE][/COLOR][/I][/FONT]
Publicado en Sin categorizar
Vistas 1217 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 16:17.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.