yblancom

 
 

Calificar esta entrada

Hallar Gozo...

Enviar "Hallar Gozo..." a del.icio.us Enviar "Hallar Gozo..." a Digg Enviar "Hallar Gozo..." a StumbleUpon Enviar "Hallar Gozo..." a Google Compartir en Facebook
Enviado el 17-oct-2013 a las 22:30 por yblancom

Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en el Señor su Dios. —Salmo 146:5

Hace poco, vi una publicidad en televisión de una cadena de restaurantes con una declaración dramática: «Sírvete felicidad». ¿No sería bueno que un plato de patatas, carne, pasta o postre fuera todo lo necesario para ser feliz? Por desgracia, ningún restaurante puede cumplir esa promesa.
La felicidad es esquiva… como podemos verlo en casi todas las áreas de la vida. Nuestra búsqueda por alcanzarla puede incluir la comida, cosa materiales, posesiones, posiciones o muchas otras cosas, pero al final, sigue escapándose de nuestras manos.
¿Por qué? En gran medida, porque lo que tendemos a perseguir no suple las necesidades más profundas de nuestro corazón. Quizá brinde alegría, distracción o placer momentáneos, pero no responde a nuestro clamor interior: un pedido desesperado de ayuda. Por esta razón, el salmista nos indica un camino mejor: «Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en el Señor su Dios» (Sal.146:5).
¿Puedes servirte? Sí, si estás buscando el verdadero gozo que está en el Señor. Solo cuando nos encomendamos a Dios y a su cuidado, podemos hallar el gozo que buscamos. Únicamente al confiar, esperar, y depender en Él, encontramos esperanza y ayuda.
Reflexión: Aquella persona que pone a Dios al principio tendrá gozo hasta el final de su vida.

Autor: Editores de Nuestro Pan Diario.


Cómo podemos superar los períodos de ausencia de gozo:

Veamos cómo los personajes bíblicos superaron sus momentos de Tristeza:

1. Job dijo que, si oramos y recordamos nuestras bendiciones, Dios nos restaurará el gozo y la justicia (Job 33:26).

2. David escribió que el estudio de la Palabra de Dios alegra el corazón (Salmo 19:8). David también descubrió, que era necesario alabar a Dios aún en medio de la desesperación (Salmo 42:5).

3. En el caso de Elías, Dios lo dejó descansar por un tiempo y después envió a un hombre, Eliseo, para atenderlo (1 Reyes 19:19-21).

Algunas cosas para recordar:

a. El gozo no se encuentra en el materialismo, ni se encuentra en la psicoterapia, y ciertamente tampoco se encuentra en la obsesión con nosotros mismos. Se encuentra en Cristo.

b. Sumérgete en Él, en Su Palabra, y busca conocerlo más íntimamente. Si le permanecemos, Él ha prometido que “nuestro gozo será cumplido” (Juan 15:1-11).

c. Recuerda que es sólo a través del Espíritu Santo de Dios podemos encontrar el gozo verdadero (Salmo 51:11-12; Gálatas 5:22; 1 Tesalonicenses 1:6).

d. Aprende a descansar en los brazos del Señor (Mateo 11:28-30) y busca Su rostro a través de la oración y la Escritura. “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.” (Romanos 15:13)
Publicado en Sin categorizar
Vistas 1336 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 08:17.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2021, Jelsoft Enterprises Ltd.