kneben65

 
 

Calificar esta entrada

Una Clara Explicación de la Perfección Cristiana Como la Creyó y Enseñó el reverendo Juan Wesley del año 1725 al año 1777

Enviar "Una Clara Explicación de la Perfección Cristiana  Como la Creyó y Enseñó  el reverendo Juan Wesley  del año 1725 al año 1777" a del.icio.us Enviar "Una Clara Explicación de la Perfección Cristiana  Como la Creyó y Enseñó  el reverendo Juan Wesley  del año 1725 al año 1777" a Digg Enviar "Una Clara Explicación de la Perfección Cristiana  Como la Creyó y Enseñó  el reverendo Juan Wesley  del año 1725 al año 1777" a StumbleUpon Enviar "Una Clara Explicación de la Perfección Cristiana  Como la Creyó y Enseñó  el reverendo Juan Wesley  del año 1725 al año 1777" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 29-jul-2010 a las 16:46 por kneben65

Como persona que soy de raíces nazarenas, esto es arminio-wesleyanas, quiero compartir lo que Wesley precisamente creía sobre la perfección cristiana y comienzo con la introducción al considerarlo un estudio que no pasa de época:

LO QUE PROPONGO con esta obra es exponer clara y nítidamente los distintos pasos por los cuales fui guiado durante el curso de varios años a abrazar la “doctrina de la perfección cristiana”. Esta narración la dedico a un buen número de personas serias que son parte del conglomerado humano, que anhelan saber toda la verdad, tal como es en Jesús (Efesios 4:21); pues son éstos los únicos que sienten un profundo interés por esta doctrina. A los tales declararé el asunto tal como es, procurando siempre probar lo que creo y por qué lo he creído durante estos años.



1. En el año 1725, cuando tenía veintitrés años de edad, llegó a mis manos el libro del obispo Taylor: Reglas y ejercicios para vivir y morir santamente. Algunas partes de dicho libro me afectaron en gran manera, especialmente al leer aquella parte que trata de la pureza de intención. Instantáneamente resolví dedicar a Dios toda mi vida, todos mis pensamientos, palabras y acciones, y me convencí que no había término medio, que no una parte de mi vida, sino toda ella, debería ser un sacrificio o a Dios, o bien a mí mismo, lo cual sería como darla al diablo.

¿Puede alguna persona seria dudar de esto, o encontrar la manera de servir a Dios y servir al diablo?



2. En el año 1726, leí Modelo cristiano de Kempis. La naturaleza y extensión de la religión interior, la religión del corazón, presentóseme con más claridad que nunca antes. Comprendí que aun dando toda mi vida a Dios (suponiendo fuese posible hacerlo, y no seguir más allá) no me serviría de ningún provecho a menos que le diera a El todo mi corazón.

Descubrí que la “sencillez de intención, y la pureza de afectos”, (es decir, un solo propósito en todo cuanto habla*mos o decimos, y un solo deseo gobernando nuestro carácter), son realmente “las alas del alma”, sin las cuales no puede ella ascender al monte de Dios.



3. Un año o dos después me fueron entregados Perfección cristiana, y Llamamiento serio por el reverendo Law.

Estos me convencieron aún más de la absoluta imposibilidad de ser cristiano a medias; y siendo así persuadido, por la gracia de Dios hice la determinación de dedicarme todo a El: darle mí alma, mi cuerpo, y mis posesiones.

¿Dirá un hombre sensato, que esto es exigir demasiado, o que se debe dar algo menos que nuestro ser, y todo lo que tenemos y somos a Aquel que se dio a Sí mismo por nosotros?



4. En el año 1729 empecé no sólo a leer, sino a estudiar la Biblia como la única norma de verdad, y el único modelo de religión pura. Como consecuencia de esto, vi. más claramente la necesidad indispensable de tener “la mente de Cristo” (1 Corintios 2:16) y de “andar como él anduvo” (1 Juan 2:6), de tener, no sólo una parte, sino toda la mente que estaba en El, y andar como El anduvo, no en algunas, ni aun en la mayoría de las cosas, sino en todas las cosas. Y esta fue la luz a través de la cual consideré entonces la religión como un seguimiento continuo de Cristo, una completa conformidad interior y exterior a nuestro Maestro. Nada me fue más terrible que tratar de ajustar esta regla a mis propios intereses, o a los de otros, o permitirme el menor desvío del gran Modelo.
Publicado en Sin categorizar
Vistas 11241 Comentarios 3
Total de comentarios 3

Comentarios

  1. Viejo comentario
    Muy buen tema sobre una parte de la doctrina Metodismo.
    Es usted de la Iglesia del nazareno???
    Enviado el 29-jul-2010 a las 23:40 por PabloR PabloR está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  2. Viejo comentario
    muy interesante Bro... seguire leyendo con mucho gusto...
    Enviado el 30-jul-2010 a las 12:34 por souljazz souljazz está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  3. Viejo comentario

    Hola

    Cita:
    Originalmente enviado por ApostoldeJehova Ver Comentario
    Muy buen tema sobre una parte de la doctrina Metodismo.
    Es usted de la Iglesia del nazareno???
    Si hermano, soy nazareno
    Enviado el 02-ago-2010 a las 12:31 por kneben65 kneben65 está fuera de línea ¡Visita su Blog!
 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 04:22.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2019, Jelsoft Enterprises Ltd.