Wolfi30

 
 

Calificar esta entrada

1. SECTAS Y MOVIMIENTOS RELIGIOSOS ALTERNATIVOS (MRA).

Enviar "1.	SECTAS Y MOVIMIENTOS RELIGIOSOS ALTERNATIVOS (MRA)." a del.icio.us Enviar "1.	SECTAS Y MOVIMIENTOS RELIGIOSOS ALTERNATIVOS (MRA)." a Digg Enviar "1.	SECTAS Y MOVIMIENTOS RELIGIOSOS ALTERNATIVOS (MRA)." a StumbleUpon Enviar "1.	SECTAS Y MOVIMIENTOS RELIGIOSOS ALTERNATIVOS (MRA)." a Google Compartir en Facebook
Enviado el 28-dic-2010 a las 20:48 por Wolfi30

Módulo 2

MOVIMIENTOS RELIGIOSOS ALTERNATIVOS

1. SECTAS Y MOVIMIENTOS RELIGIOSOS ALTERNATIVOS (MRA).

Cuando hablamos de mra nos estamos refiriendo a todos los grupos que se presentan como “alternativa a las grandes religiones”. Evitamos el término “secta” porque a lo largo de la historia ha tomado un carácter negativo. Podemos analizar su origen:


Secta procede de dos conceptos latinos: secare que significa separar y seccedere que significa cortar. En principio podemos definir secta como: grupo pequeño, cerrado que surge como oposición o alternativa a otro mayor y mas organizado. Dirigido por un líder al cual se le sigue sin discusión.


Desde el punto de vista histórico podemos distinguir tres grupos:
1. Sectas históricas antiguas que han permanecido como tales a lo largo de la historia o que han derivado en una gran religión.
2. Movimientos religiosos del gran despertar americano del S. XVII (revival).
3. Nuevos movimientos religiosos alternativos del s. XX (new age).


2. ORÍGENES DE LA RELIGIOSIDAD ALTERNATIVA.


Hay tres grupos de elementos que están en la base de éste tipo de compotamiento, uno de tipo psico-social, es decir, perteneciente al ámbito puramente personal. Otro de tipo socio-cultural, que nos va a dar una pista de qué elementos sociales pueden influir en una decisión de éste tipo, y finalmente el socio-político, más dirigido hacia las instituciones.

2.1. ORÍGENES PSICOSOCIALES DE LA RELIGIOSIDAD ALTERNATIVA.


Podemos citar tres elementos psico-sociales como base para que una persona entre a formar parte de una secta:

ANGUSTIA: reside en el temor y ansiedad, conscientes o inconscientes. Estos temores se presentan con determinados acontecimientos o expectativas, tales como tránsito de milenio, o inestabilidad familiar, laboral o académica. También la inestabilidad de los jóvenes ante la vida.


Estas personas buscan una comunidad que las arrope y en la que encuentren amor, comunicación, consuelo... Buscan respuestas a situaciones de desesperanza. Aquí se crea un caldo de cultivo para la floración de movimientos religiosos alternativos que ofrecen una sensación de seguridad, al sentirse esta persona arropada por un grupo que “tiene claros” sus valores.


Esta sensación de seguridad pasa por una oferta de salvación ante catástrofe general, así como una clarificación por simplificación, dando al adepto verdades parciales creando una “nueva revelación”.


Esto llega a través de dos afirmaciones que el adepto ha de interiorizar: a) el mal está fuera del movimiento, b) el bien está dentro. Así se crea una protección frente a cualquier tipo de crítica o maldad exterior.


La FRUSTRACIÓN es la segunda situación que propicia el brote de la religiosidad alternativa. Desde los años 60 se ha pasado de un sistema que podemos considerar masculino-adulto de concebir la vida a uno femenino-joven, cuyos valores son lo concreto, la gratuidad, el pluralismo, la libertad... En este nuevo paradigma no encajan los grandes discursos de las instituciones tradicionales, que impera es lo ligth y lo hecho a medida.


Este tipo de personas buscan una identidad cultural que entre en sus esquemas, ya que muchas veces se sienten defraudados por las ofertas de grupos institucionales, tanto religiosos como políticos o culturales. Necesitan participación, compromiso concreto en la toma de decisiones, lo cual les lleva a asumir un protagonismo y una realización personal que llegará cuando encuentre, o los demás le construyan ese sitio a medida, por eso la persona se siente “alguien importante”, y protagonista de un mundo afectivamente cálido al abrigo de ese mundo exterior “malo”.


Esta conciencia les lleva a compromisos efectivos, ya que no pueden defraudar a quienes les han apoyado. Estos compromisos pueden pasar por documentarse, asistir a reuniones, etc. Lo cual por poco que sea hace que se sientan depositarios de una verdad que hay que defender a toda costa, ya que es su misión concreta, a la cual dedican todo su esfuerzo.


La tercera situación es la PERDIDA DE IDENTIDAD y la despersonalización del mundo social en el cual priman las relaciones funcionales y de roles sobre las relaciones personales, por ello experimentan la falta de calor en los grandes grupos sociales y en las iglesias organizadas, y por eso necesitan un protagonismo y sentirse reconocidas, es decir, salir del anonimato y construirse una identidad que les saque del fondo en que se encuentran.


Es en las sectas donde se les ofrece la posibilidad de ser alguien concreto con nombre y apellidos y con voz, aunque la trampa será después ya que su voz será la voz de su amo, pero la sensación es de que todos son “hermanos”. En el grupo no es como en la sociedad, en la que siempre hay alguien por arriba, sino que se siente “sujeto” y por lo tanto, responsable de la vida del movimiento, pero para ello han de evitar tener un “maestro anónimo”, y por ello se les presenta un paradigma de recuperación de identidad que ya ha asumido un cierto protagonismo, es el modelo a seguir, el problema es que cuando se dan cuenta de que el sistema es completamente jerárquico, ya es tarde, y lo peor es que ya les da igual, ya que el líder les ha ayudado a descubrir su auténtica identificación personal.



4.2. ORIGENES SOCIO-CULTURALES


Estos elementos anteriormente descritos se producen sobre todo en un terreno que ha de estar abonado para el enraizamiento de movimientos religiosos alternativos. Destacamos tres “mundos” en los cuales este terreno está especialmente abonado, lo cual no significa que sean los únicos, sino que son los más propicios.


EL MUNDO RELIGIOSO. La mayoría de los conversos a los movimientos religiosos alternativos no son de origen agnóstico o ateo, sino personas que ya han tenido experiencia religiosa y que han visto como a su alrededor se producían contradicciones y ambigüedades. A este grupo la religiosidad alternativa ofrece una seguridad basada en la simplificación de los elementos religiosos, lo cual en muchos casos lleva al radicalismo y al fanatismo religioso.


EL “TERCER MUNDO”, entendido éste como el “tercer mundo social”, es decir, el sector de la sociedad que no tiene unos elementos sociales de identificación ni peso social. A este tercer mundo social pertenecen los pequeños empleados, jóvenes, amas de casa, acentuado cuando los hijos adquieren una independencia que hace que no las necesiten. Es en este tercer mundo donde arraiga más fácilmente el sentimiento de frustración socio-cultural, en el que la religiosidad alternativa tiene algo que ofrecer, aportando una identidad específica.


EL MUNDO DE LA DEBILIDAD AFECTIVA es el de sujetos frágiles y psíquicamente debilitados que soportan mal los conflictos afectivos y las contradicciones de la vida familiar o laboral. Será en la secta donde encuentre una seguridad, un apoyo en su situación de fragilidad. Es en la secta donde, sobre todo en los comienzos lo encontrará todo como armónicamente plenificante, reforzado por ejercicios físicos o sesiones de meditación, donde se funden lo real y lo irreal.


4.3. ORÍGENES SOCIO-POLÍTICOS



Podemos afirmar que las grandes tradiciones religiosas contienen en su teología y en su predicación fuertes llamadas de atención sobre la dignidad humana de las personas y de los pueblos. Esta conciencia ha servido de freno a los intereses despiadados de un capitalismo internacional. Esa voz crítica resulta contestataria y desestabilizadora para determinadas formas de poder, político, militar o económico. De ahí que las sectas son un instrumento válido, ya que reducen su discurso al “alma” al tiempo que entienden lo espiritual como algo meramente inmaterial, por eso son un instrumento válido de alineación.


Las sectas fundamentalistas, favorecidas por el imperialismo norteamericano tienen como tarjeta de visita unos dólares que las hace ser una bendición para los pobres vecinos del sur.


Esto coincide con la gran cantidad de dólares que llegan para el impulso de proselitismo y construcción de mega templos en America del Sur.

También es conocido el apoyo que ciertos dictadores latinoamericanos han recibido de sectas, tales como Stroessner en Paraguay (a favor de cualquier chupa media “religioso”)


5. EL SECTARISMO DESTRUCTIVO COMO FENÓMENO EXTREMO DE RELIGIOSIDAD ALTERNATIVA


Estos movimientos de religiosidad alternativa en principio no plantean mas problema que el de formar una religiosidad a través de elementos sincréticos a veces incluso incompatibles entre sí o el de sustituir en la religiosidad el elemento de la razón crítica, a veces tan escaso y doloroso por el de los sentimientos y la afectividad e incluso por la misma irracionalidad revestida de espiritualidad y santidad.


El problema se plantea cuando los movimientos religiosos alternativos se convierten en destructivos para las personas que forman parte de ellos. Estas sectas conocidas como “destructivas” provocan graves alteraciones e incluso destruyen o desestructuran la personalidad de los adeptos. Esto se produce cuando la vida religiosa se desvía de modo enfermizo. Esta desviación se produce en tres formas:


MULTIPLICIDAD DESPOJADA DE ESENCIA como huida de la entrega a Dios para quedarse con los elementos puramente formales. Lo importante es la organización y la estructura, los ritos, técnicas, imágenes, ceremoniales...


IDEOLOGIZACIÓN DE LA RELIGIÓN fruto del deseo de seguridad del hombre y su tendencia al dominio de los demás, con fines poco claros bajo un ropaje espiritual. Este dominio ofrece seguridad a cambio de convertirse en una forma de poder.


FANATIZACIÓN DE LA ACTITUD RELIGIOSA que se produce cuando la voluntad del hombre se interpreta como ilimitada. Intentará instaurar esa voluntad ilimitada supuestamente divina como la única verdad existente.


Tras estos tres momentos, la actitud religiosa ha llegado a un deterioro patológico que puede establecerse como movimiento religioso destructivo que tendrá como características fundamentales la coerción de la libertad, la dependencia psíquica, la explotación de los adeptos, falsedad, estructura piramidal... Lo que quedan son seres completamente despersonalizados dependientes de los líderes.


6. PROCESO DE CAPTACIÓN DE LAS SECTAS.


Las sectas suelen usar una serie de procesos a través de los cuales captar adeptos. Estos procesos no son realizados al azar, sino que siguen una metodología y una evolución muy estudiada y que incide en los “puntos débiles” de las personas elegidas. Estas personas elegidas entran dentro de los grupos de riesgo antes descritos y a cada uno se le puede tocar la “fibra sensible” de modo distinto.


Lo que si hay que dejar claro es que a las sectas no se entra obligado, sino de modo completamente voluntario, el problema real se planteará a la hora de salir de ella, los métodos de control ejercidos sobre el adepto y la forma de captación.


Este proceso de captación de las sectas se conforma a través de cuatro fases:


PRIMERA FASE: IDENTIFICACIÓN Y SELECCIÓN


En esta fase se identifica a las personas que van a ser objeto de un proyecto de atención por parte del movimiento, con miras a su captación. El perfil del seleccionado cumple con una serie de rasgos tales como pertenecer a algún grupo de los antes descritos, ser personas con carencias afectivas o desprotegidas, etc.


Al periodo de observación le seguirá una conversación sobre algún asunto en apariencia trivial que decidirá sobre la idoneidad de hacer un seguimiento a esa persona.


SEGUNDA FASE: PERSUASIÓN


Una vez identificado el aspirante, comienza el proceso de acercamiento con miras a una primera fijación de su atención. Este proceso variará según el tipo de secta. En las de tipo oriental puede ser un miembro que se sale del grupo y ofrece un folleto a una persona que observa, a la que invita a una degustación de pastas típicas en un ambiente de camaradería. Otros usan cursillos de idiomas, para dejar de fumar, conferencia sobre filosofía, mesas redondas, etc.


Algunos de los sujetos elegidos se decidirán a dar un primer paso ante la atracción fascinante y la conmoción afectiva que les provoca la avalancha de cariño que se vuelca sobre ellos. Tras esto el aspirante consentirá en conocer más detalles del grupo e incluso se comprometerá a asistir a algún acto del grupo.


TERCERA FASE: CONVERSIÓN


Esta fase suele comenzar con la asistencia a algún curso o actividad cultural. Esta asistencia se produce después de un calculado período de atención al canditado. El aspirante comenzará a sentirse confuso ante el cambio de significación de las palabras, símbolos, gestos, etc. Ante cualquier duda se le contestará que todo lo entenderá más tarde, cuando tenga una visión global. Este mecanismo pretende desviar la atención sobre los aspectos oscuros.


Junto a esto el movimiento colocará a un miembro que se pegará al iniciado como su sombra y lo acompañará a todas partes, evitando que reflexione sobre lo que le está pasando.


El iniciado llegará al convencimiento, si el proceso tiene éxito, de que en el grupo va a encontrar los ideales que la sociedad y quienes tiene alrededor, han traicionado.


La clave del proceso estriba en que la mente no puede asimilar adecuadamente un proceso de información que incorpora datos desconocidos y muy alejados de los campos cognoscitivos del sujeto.


CUARTA FASE: ADOCTRINAMIENTO


Se inicia cuando el grupo dirigente del movimiento juzga que la mente del aspirante se ha hecho lo suficientemente receptiva y puede llegara experimentar una transformación. A partir de aquí se suceden tres momentos:


1. Alineamiento de perspectiva. Es fundamental que el aspirante adopte la perspectiva y visión del mundo exterior que tiene el movimiento como elemento fundamental sobre el que se asientan las especiales características que definen la personalidad del mismo.

2. Reducción de la perspectiva. El movimiento y su ámbito representa todo lo bueno y provechoso, mientras el exterior está todo dominado por el mal. La salvación está reservada exclusivamente a los creyentes convencidos del movimiento.

3. Unidimensionalización de la perspectiva. Todo lo exterior, todo lo que está fuera del movimiento, es negativo. Se empieza a sentir repugnancia de las creencias que se dan en la sociedad y de todo lo que está relacionado con ellas. Esta visión hace que solamente sean válidas las doctrinas y la visión del líder.



Los movimientos religiosos alternativos cuyo perfil es netamente sectario acentuarán de modo especial las fases tercera y cuarta. Ésta última fase puede revestir en ocasiones características del llamado “lavado de cerebro” que consiste en diversas técnicas de cambio abusivo de conducta.
Publicado en Sin categorizar
Vistas 14097 Comentarios 1
Total de comentarios 1

Comentarios

  1. Viejo comentario
    DIOS LO BENDIGA HNO POR SU CONOCIMIENTOS SOBRE ESTE TEMA TAN IMPORTANTE. QUISIERA PEDIRLE UN FAVOR : YO NECESITO UN TEMA ACERCA DE LOS SOLO JESUS. TENGO DOS DISIPULOS CON MUCHA CONFUCION SOBRE ESTE TEMA. ... AYUDEME A COMO EXPLICALE QUE SU TEORIA ES FALSA .. DE FORMA SENCILLA. DIOS TE BENDIGA.
    Enviado el 28-dic-2010 a las 21:26 por milady milady está fuera de línea ¡Visita su Blog!
 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 22:18.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.