Un blog cristiano

 
 

Meditaciones de la Biblia en mi lectura diaria
Calificar esta entrada

Segundos que cambiarán años de dolor

Enviar "Segundos que cambiarán años de dolor" a del.icio.us Enviar "Segundos que cambiarán años de dolor" a Digg Enviar "Segundos que cambiarán años de dolor" a StumbleUpon Enviar "Segundos que cambiarán años de dolor" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 11-jul-2011 a las 13:35 por walter971

No te apresures a hablar o actuar, no vaya a ser que quedes atrapado en tu propia imprudencia.

Hombres imprudentes las ha habido siempre, y entre ellos, estos también: Hch 5:27-28 RV1960 (T) Cuando los trajeron, los presentaron en el concilio, y el sumo sacerdote les preguntó, (28) diciendo: ¿No os mandamos estrictamente que no enseñaseis en ese nombre? Y ahora habéis llenado a Jerusalén de vuestra doctrina, y queréis echar sobre nosotros la sangre de ese hombre.

De entre las muchas carencias del ser humano, la falta de prudencia es de la que quiero hablar aquí, porque por ello nos metemos en las más serias situaciones que bien hubiéramos podido evitar, si nos hubiéramos detenido un segundo a pensar.

1) LOS IMPRUDENTES
La pregunta que tal vez se esté haciendo es: ¿quiénes son los imprudentes? Y la respuesta es: el sumo sacerdote y el concilio judío.

Imprudencia se define como la falta de capacidad de discernir y distinguir lo que es bueno o malo, para seguirlo o huir de ello. Y la imprudencia de estos hombres no estaba solamente en su presente, sino también en su pasado.
Observe las palabras de estos: "...queréis echar sobre nosotros la sangre de este hombre." Sin dudas que nadie quiere hacerse cargo de tremenda situación, pero he allí la imprudencia de ellos y la trampa a la que los había llevado: bien se les podía acusar de la sangre derramada de Cristo...¡porque así ellos mismos lo habían proclamado!

En los días del juicio del Señor, dijeron con orgullo: Mat 27:24-25 RV1960 (T) (24) Viendo Pilato que nada adelantaba, sino que se hacía más alboroto, tomó agua y se lavó las manos delante del pueblo, diciendo: Inocente soy yo de la sangre de este justo; allá vosotros. (25) Y respondiendo todo el pueblo, dijo: Su sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros hijos.

En otras palabras: Mat 27:25 PDT La gente respondió: -¡Nosotros y nuestros hijos aceptamos la responsabilidad de su muerte!

Cuántas palabras soltamos de nuestras labios con falta de moderación, y después...¡no nos queremos hacer cargo de ellas!

Otra manifestación de su carencia se hizo más evidente ante el prudente consejo de Gamaliel. Hch 5:29-39 PDT Pero Pedro y los otros apóstoles respondieron: -Nosotros tenemos que obedecer a Dios, y no a ustedes... (33) Al oír esto, los líderes judíos se enojaron mucho y empezaron a planear cómo matar a los apóstoles. (34) En la reunión estaba un fariseo, llamado Gamaliel, maestro de la ley y respetado por todo el pueblo. Él se puso de pie y pidió que sacaran a los apóstoles de la reunión, (35) diciendo: -Israelitas: tengan cuidado con lo que les van a hacer a estos hombres. (36) Recuerden lo que pasó con Teudas. Él decía que era un hombre muy importante y reunió como cuatrocientos hombres. Sin embargo, a él lo mataron, todos los que lo seguían se dispersaron y no pasó nada. (37) Después, un tal Judas vino de Galilea en la época del censo, y él también reunió un buen número de seguidores. Con él sucedió lo mismo, lo mataron y sus seguidores se dispersaron. (38) Pero ahora les digo: Aléjense de estos hombres y déjenlos en paz. Si su plan es de parte de los hombres, fallará. (39) Pero si es de parte de Dios, ustedes no podrán detenerlos y resultarán peleando contra Dios. El Consejo estuvo de acuerdo con Gamaliel.

La prudencia, la cautela, el buen juicio, nos librarán de quedar atrapados en "trampas" de dolor, de vergüenza, de fracaso. No te apresures, detente un segundo a pensar, y tan solo con ese segundo, evitarás años de dolor y aflicción.

CONCLUSIÓN
Las palabras de aquellos hombres les habían jugado una mala pasada, y ahora se escandalizaban de las consecuencias de su imprudencia. También, en su orgullo, estaban oponiéndose a algo mucho más grande que ellos mismos, se estaban oponiendo al avance del cristianismo, lo cual, sin dudas, no pudieron hacer.

La falta de prudencia trae vergüenza y dolor, por eso mi consejo es que hagas todo lo posible para controlarte, detente a pensar y meditar, que por cada segundo que lo hagas, estarás ganando muchos años de bienestar.
Publicado en Sin categorizar
Vistas 1281 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 02:49.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.