Saltando el Cerco

 
 

[FONT="Lucida Sans Unicode"][SIZE="6"][CENTER][COLOR="Yellow"](para ver mejor qué sucede adentro)[/COLOR][/CENTER][/SIZE][/FONT]
Calificar esta entrada

Mateo 14:1-12

Enviar "Mateo 14:1-12" a del.icio.us Enviar "Mateo 14:1-12" a Digg Enviar "Mateo 14:1-12" a StumbleUpon Enviar "Mateo 14:1-12" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 24-ene-2011 a las 13:06 por SergioFe

[FONT="Verdana"][SIZE="3"][COLOR="Blue"][I][B]Mateo 14:1-12[/B]
1 En aquel tiempo Herodes el tetrarca oyó la fama de Jesús,
2 y dijo a sus criados: Este es Juan el Bautista; ha resucitado de los muertos, y por eso actúan en él estos poderes.
3 Porque Herodes había prendido a Juan, y le había encadenado y metido en la cárcel, por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano;
4 porque Juan le decía: No te es lícito tenerla.
5 Y Herodes quería matarle, pero temía al pueblo; porque tenían a Juan por profeta.
6 Pero cuando se celebraba el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó en medio, y agradó a Herodes,
7 por lo cual éste le prometió con juramento darle todo lo que pidiese.
8 Ella, instruida primero por su madre, dijo: Dame aquí en un plato la cabeza de Juan el Bautista.
9 Entonces el rey se entristeció; pero a causa del juramento, y de los que estaban con él a la mesa, mandó que se la diesen,
10 y ordenó decapitar a Juan en la cárcel.
11 Y fue traída su cabeza en un plato, y dada a la muchacha; y ella la presentó a su madre.
12 Entonces llegaron sus discípulos, y tomaron el cuerpo y lo enterraron; y fueron y dieron las nuevas a Jesús[/I][/COLOR][/SIZE][/FONT].

[FONT="Georgia"][SIZE="3"][COLOR="DarkRed"][B]"tenían a Juan por profeta"[/B]

Juan el Bautista fue alguien lleno del Espíritu Santo desde el vientre de su madre (Luc. 1:15), porque Dios así lo quiso.

Obedeció el impulso del Espíritu para llevar una vida diferente. Apartado en los lugares despoblados, alimentándose de cosas silvestres.

Fue encomendado para dar un mensaje: anunciar a Cristo, y cumplió cabalmente su misión.

Nunca tuvo temor de decir la verdad, ni siquiera a pesar de que ofender al poderoso le costara la libertad, y aun la vida.

A pesar de su triste final, dejó una huella: el pueblo recibió sus palabras como provenientes de Dios, y el enemigo vivió atemorizado aún después de su muerte.

Lo más hermoso de la vida de Juan fue que el Señor lo reconoció como siervo fiel:

[I]Pero ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí, os digo, y más que profeta.
Porque éste es de quien está escrito:
He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz,
El cual preparará tu camino delante de ti.
De cierto os digo: Entre los que nacen de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista Mateo 11:9-11[/I]

Como cristianos, nos parecemos mucho a Juan. Anunciaremos a Cristo hasta que él venga. Nuestra vida se desarrolla apartada de los modos mundanos, aspirando a la santidad. El Espíritu nos impulsa, y nos da Palabra, y el valor para decirla. El enemigo nos teme, e intenta detenernos, mas no lo logra.

Tenemos el anhelo de que un pueblo, el pueblo de Dios, reconozca si hemos obedecido a Dios, pero sobre todo, que el Señor mismo nos diga:

[I]Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Mateo 25:21[/I]

¿Estamos dispuestos a exponernos tanto?

Señor, lléname de tu Espíritu Santo, para no tener temor de hablar tu Palabra.

[I]Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. Mateo 10:28[/I][/COLOR][/SIZE][/FONT]
Publicado en Sin categorizar
Vistas 2540 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 22:56.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2020, Jelsoft Enterprises Ltd.