Saltando el Cerco

 
 

[FONT="Lucida Sans Unicode"][SIZE="6"][CENTER][COLOR="Yellow"](para ver mejor qué sucede adentro)[/COLOR][/CENTER][/SIZE][/FONT]
Calificar esta entrada

Mateo 13:18-23

Enviar "Mateo 13:18-23" a del.icio.us Enviar "Mateo 13:18-23" a Digg Enviar "Mateo 13:18-23" a StumbleUpon Enviar "Mateo 13:18-23" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 16-ene-2011 a las 16:06 por SergioFe

[FONT="Verdana"][SIZE="3"][COLOR="Blue"][I][B]Mat 13:18-23[/B]
18 Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador:
19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.
20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo;
21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.
22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.
23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.[/I][/COLOR][/SIZE][/FONT]

[FONT="Georgia"][SIZE="3"][COLOR="DarkRed"][B]"...este es el que oye y entiende la palabra, y da fruto"
[/B]
Una semilla es un objeto pequeñito y milagroso: en condiciones adecuadas se transforma en una planta madura, fuerte, hermosa, llena de vida, igual a aquella de la que proviene, capaz de brindar beneficios, capaz de multiplicarse.
Así llega la Palabra de Dios a nuestra vida.

Generosamente, cada día Dios nos da su palabra, con la esperanza de producir en nosotros un hijo suyo maduro y fuerte, igual a su Padre, hermoso, lleno de vida y fructífero.

Son dos elementos que se conjugan: la semilla, y la tierra.
En la semilla está la vida, el germen de todo lo que se va aproducir. Es insustituible, no la podemos crear nosotros.
Por eso es bueno buscar Palabra de Dios para nuestra vida.

De la tierra proviene el material del que se constituirá la planta. Es el ambiente donde se desarrola y crece. Para que la vida que siemra Dios en mi corazón crezca y tome forma, deberé entregarle todo lo que pida, sin reservas. Esto implica entender, aceptar, creer, obedecer, renunciar a ciertas cosas, recibir y buscar otras cosas, etc.

Jesús enseña que debemos estar atentos para vencer sobre tres cosas que hacen que la Palabra de Dios no produzca fruto: Ser confundido por los ataques del enemigo, ser desanimado por las aflicciones o persecuciones, y ser seducido por el afán de este siglo y el engaño de las riquezas.

Pondré atención para que mi corazón sea buena tierra.
Ayudame Dios a combatir contra todo lo que se opone para que tu Palabra dé más y más fruto en mi vida.[/COLOR][/SIZE][/FONT]
Publicado en Sin categorizar
Vistas 1572 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 23:46.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2020, Jelsoft Enterprises Ltd.