PatriciaNoemi

 
 

Calificación: 1 votos, 5.00 promedio.

¿De quién fue la culpa?

Enviar "¿De quién fue la culpa?" a del.icio.us Enviar "¿De quién fue la culpa?" a Digg Enviar "¿De quién fue la culpa?" a StumbleUpon Enviar "¿De quién fue la culpa?" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 28-nov-2010 a las 00:11 por PatriciaNoemi

¡Dios no existe! Si Dios existiera, ¿Cómo podría permitir que un joven empezando a vivir, haya muerto así? ¡Acababa de cumplir 18 años! Las desesperadas palabras de aquel atormentado padre al recibir a sus amigos y familiares en el sanatorio donde descansaban los restos de su hijo, no tenían una respuesta sencilla en esos momentos; sólo se podía estar a su lado y apoyar a aquella destrozada familia.

Durante la larga noche del velatorio, mientras acompañábamos a nuestros amigos, la información no paraba de llegarnos. Una información que nos iba completando un cuadro completo de la realidad, de la que algunos parecía querer escapar. Así, supimos que Miguel, un próspero empresario venido a más en los últimos tiempos, había regalado a Jorge, su hijo, un coche rojo deportivo con muchas válvulas y un fastuoso equipo de sonido, para celebrar su mayoría de edad, a pesar de que Jorge apenas tenía un mes y medio de carnet.

Descubrimos que las relaciones entre Jorge y sus padres no pasaban por el mejor momento. Que no quería estudiar y había suspendido cinco asignaturas y que, últimamente, frecuentaba algunas compañías, no demasiado saludables. No obstante, Miguel se jactaba de que su hijo vestía de las mejores marcas, y que nunca le faltaban en el bolsillo 100 euros para salir de marcha con sus amigos. Alguno de los presentes en el sanatorio, indicaba quedamente que esa era la forma en que el padre quería ganarse a su hijo, dándole todo lo que éste quería, compensándole así por la falta de tiempo que le dedicaba debido a su mucha ocupación en el negocio de restauración que dirigía.

De los tres amigos que iban con Jorge en el coche, uno se encontraba todavía en la UCI; otro sufría politraumatísmo y su pronóstico era reservado, y el que había salido del coche por su propio pie (el único que llevaba puesto el cinturón), con algunos rasguños y manchado de sangre de sus compañeros, llegó al cementerio con un profundo ataque de nervios; sin parar de fumar y casi escondiéndose entre un grupo de muchachos amigos del malogrado Jorge, que habían venido a dar sus condolencias a la familia.

Poco a poco, mientras la noche avanzaba, se iba completando la perspectiva de lo que había sucedido. Entre los jóvenes comentaban que iban "puestos" de todo, y que Jorge, que ya llevaba dos noches sin dormir, quería enseñarles a todos los últimos avances que traía su flamante bólido.

Un descuido en la carretera al tomar una curva peligrosa a más velocidad de la recomendada, mientras se dirigían a Puerto Marina para seguir la juerga de dos días, les había hecho saltar la mediana y empotrarse contra una pared de hormigón del otro carril.

Recomponiendo todo lo que estaba viendo, me puse a reflexionar sobre cómo el ser humano (como había sido el caso de Miguel), no se acuerda nunca de Dios, ni es agradecido con Él cuando todo marcha bien, pero con qué facilidad nos volvemos contra Él culpándole de todo lo malo que nos sucede, como si Él fuera el culpable de todas nuestras desgracias, aunque Él no haya intervenido en las mismas.

Construimos coches superpotentes que no podemos ni sabemos controlar y los ponemos en las inexpertas manos de nuestros jóvenes, que imbuidos de su sensación de libertad y de ser ya "mayores" se saltan las más elementales normas de civismo y de circulación. En este caso debemos sopesar además, qué hubiera pasado si al saltarse la mediana hubieran chocado con un conductor que iba confiado por su carril, conduciendo correctamente.

Algunos de nuestros jóvenes, como el Jorge el que hablamos, se pasan el fin de semana sin dormir, a base de estimulantes artificiales que les mantengan despiertos y cargados de energía, y nosotros les llenamos el bolsillo de dinero, creyendo que así los acercaremos más a nosotros, cuando en realidad los estamos metiendo, inconscientemente y con nuestras mejores intenciones, en una espiral de la que después es mu difícil que salgan.

Por supuesto que no podemos ni debemos dar respuestas fáciles a problemas difíciles, pero en este caso, como en muchos otros, mi conclusión fue muy clara: Dios no es el culpable de muchos de los males en los que nosotros, en aras de nuestra independencia personal, nos metemos; como tampoco es culpable de las miles de muertes que una parte del planeta infringe a la otra, y que no es provocada ni más ni menos que por el egoísmo y la dominación de unos seres humanos sobre otros, con dos motivaciones básicas, móviles económicos o aspiraciones de poder sobre otros.

En el caso concreto de Jorge, el joven de 18 años recién cumplidos que murió por un exceso de velocidad, de alcohol y la ingesta de algunas pastillas, tras muchas horas sin pasar por su casa ni descansar, cabría preguntarse: ¿Quiénes y cuántos son los responsables del dramático final? Yo, desde luego sé y puedo afirmar con un claro conocimiento de causa, que quien no fue culpable es el Único a quien desgraciadamente se le echa la culpa en muchas ocasiones de todos los males de la vida, aunque de ellos son consecuencia directa de nuestros propios actos.
Imágenes adjuntadas
 
Publicado en Sin categorizar
Vistas 4560 Comentarios 2
Total de comentarios 2

Comentarios

  1. Viejo comentario

    El ser humano está acostumbrado a no asumir su responsabilidad. Los psicoanalistas dicen que si estas depresivo es culpa de tus padres, que si pierde la selección de fut, es culpa del tecnico, que si reprueba un niño es porque el maestro no le enseña bien.
    Excusas tras excusas, asi es el ser humano, me gustó el texto porque ilustra un ejemplo de vida de cómo nos es cómodo echarle la culpa a Dios de lo malo de nuestra vida y si no somos felices y tenemos lo que queremos ahi estamos de molestosos diciendo cosas como estas: "No hay Dios".
    Paty me voy a ser fans de tus escritos. DTBM
    Enviado el 11-dic-2010 a las 17:21 por Mayarog Mayarog está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  2. Viejo comentario
    Gracias Mayarog por tu comentario !! Me alegro que te haya gustado. Te tomo la palabra de hacerte fans de mis escritos jajaja Bendiciones !!!
    Enviado el 11-dic-2010 a las 23:24 por PatriciaNoemi PatriciaNoemi está fuera de línea ¡Visita su Blog!
 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 22:22.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2019, Jelsoft Enterprises Ltd.