gerardoo

 
 

Calificación: 1 votos, 4.00 promedio.

5.La Justificación

Enviar "5.La Justificación" a del.icio.us Enviar "5.La Justificación" a Digg Enviar "5.La Justificación" a StumbleUpon Enviar "5.La Justificación" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 01-jun-2010 a las 18:40 por gerardoo
Etiquetas jugo de uva

Los hombres pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, (Romanos capítulo 3 versos del 21-24), somos justificados gratuitamente mediante la redención en Cristo Jesús pero ¿cómo ha sido esto?

Cuando el hombre pecó, Dios prometió un redentor; esto es alguien que pudiera redimir al hombre de la falta que cometió y restaurar la relación que el hombre tenía con Dios en el Edén. Como ningún hombre podía llevar a cabo esta obra Dios mismo tuvo que tomar el lugar del redentor a través de una concepción sobrenatural y la palabra de Dios se encarnó en la virgen; y todo lo que Dios había dicho se cumplió, el mismo tuvo que padecer el escarnio y la maldad de los hombres; físicamente padeció latigazos, golpes, insultos, humillaciones, escarnios, bofetadas, injusticias, crucifixión y muerte.

Jesús con frecuencia hacia referencia a lo que tenía que padecer. (Mateo capítulo 16 verso 21, Marco capítulo 8 verso 31, Lucas capítulo 9, versos 22, 24 y 25, Mateo capítulo 17 verso 12). Pero si en la carne padeció en el espíritu fue tan grande su sufrimiento que nos es materialmente incomprensible y si algo podemos imaginar nos quedamos sumamente cortos.

Cuando Jesús ora en Getsemaní, (Lucas capítulo 22 verso del 39-45), la palabra nos dice que Jesús estaba en agonía y que sudaba grandes gotas como de sangre, clamaba el padre pidiéndole, que si era su voluntad pasará de él esa copa, pero que no se hiciera la voluntad de él si no la del Padre. Y se le apareció un ángel del cielo y le consolaba.

Algunas personas creen que Jesús tuvo miedo, que se arrepintió de lo que iba a hacer, que ya no quería padecer y que le pedía al padre que no lo dejase llegar al sacrificio en la cruz. Sin embargo esto no es verdad, ya que el mismo decía a sus discípulos que era necesario que el padeciera por nosotros.

Debemos conocer realmente lo que estaba sucediendo; si bien es cierto que estaban por acontecer situaciones sumamente difíciles, y que Jesús previamente conocía, porque estaban señaladas en la palabra, también es cierto que iban a suceder otras situaciones que también estaban señaladas en la palabra pero que nadie comprendía; solamente Jesús y por tal motivo el sufría hasta la muerte.

Los evangelios nos refieren la pasión del señor Jesús, desde la cena en el aposento alto, en donde instituye la santa cena y habla a sus discípulos del que lo iba a entregar a los religiosos de su tiempo, escribas y Fariseos; como prendieron a Jesús y lo llevaron al concilio donde lo juzgaron y con mentiras y falsos testigos lo llevaron a presentar ante Poncio Pilato y como lo condenaron a muerte, después de haberlo abofeteado, escupido, azotado, le arrancaron el pelo de la barba a jalones, le pusieron una corona de espinas, le golpearon con varas en la cabeza, se mofaron de él, le hicieron cargar una cruz, le despojaron de sus ropas y lo crucificaron en medio de dos ladrones. Cuando todo esto sucedía, Dios puso sobre el todo el pecado de la humanidad así como todas las enfermedades y todos los dolores de los hombres.

¿Por qué hizo Dios esto? Porque desde Adán hasta que vino Jesús el Cristo, todos los hombres pecaron y la ley nadie pudo cumplirla solo Jesús ya que no había pecado en él (para el pecador lo mismo es que tenga un pecado o muchos pecados de todas maneras es pecador). Pero todos los hombres nacieron en pecado por lo que no era posible poner todos los pecados en algún hombre que fuese pecador. Se necesitaba que alguien no tuviera pecado, que no hubiera pecado nunca y el único que no tenía pecado en él era Jesús. Por lo que Dios puso sobre de él todo el pecado del mundo (segunda de Corintios capítulo 5 verso 21, Juan capítulo 1 verso 29), al que no conoció pecado por nosotros lo hizo pecado para que fuésemos hechos justicia de Dios en Jesús. (Isaías capítulo 42 versos del 1-9). Somos justicia de Dios en Jesús, (Romanos capítulo 1 verso 17), la justicia de Dios se revela por fe y para fe.

Cuando el señor Jesús está en la cruz clama; Dios mío, Dios mío ¿Por qué me has desamparado? (Mateo capítulo 27 verso 46, Marcos capítulo 15 verso 34) y vuelve a clamar diciendo consumado es (todo está cumplido) Juan capítulo 19 verso 30. El se dio así mismo por nuestros pecados, ara librarnos del presente siglo malo conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,( Gálatas capítulo 1 verso 4, Hebreos capítulo 1 versos 2 y 3)

jasadim
Publicado en General
Vistas 4294 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 21:32.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2020, Jelsoft Enterprises Ltd.